Problemas de Familia

Problemas, dificultades y trastornos de familia.

La Familia es un sistema, siempre en proceso, que evoluciona y crece gracias a la evolución de sus miembros, aunque a veces, ante ciertas dificultades, puede detener su crecimiento generando sufrimiento en alguna o en todas las personas que conforman el núcleo familiar.

Desde que se constituye la pareja que después se convertirá en padre y madre, la familia pasa por una serie de fases que suponen una permanente readaptación: nacimiento de los hijos, la escolarización, adolescencia, juventud y emancipación de estos (nido vacío para los padres) que además, pueden coincidir con otros acontecimientos vitales de la pareja de padres (cambios de trabajo, paro, jubilación, “crisis de los 40”, envejecimiento y fallecimiento de los propios padres, enfermedad en cualquiera de los miembros de la familia, etc.).

Todo ello supone una fuente de estrés y cambios importantes con los que hay que lidiar.

Este núcleo familiar que en origen fue constituido por la pareja parental, adopta en la actualidad diversos formatos, podemos tener configuraciones familiares diversas (familias separadas, monoparentales, homoparentales, reconstituidas, adoptivas, etc.) que enriquecen a la sociedad, a la vez que se  encuentran con la dificultad de no tener modelos preestablecidos. En todo caso, en las familias, sea cual sea su configuración aparecen momentos en los que hay que definir y negociar las relaciones, tanto dentro de la familia como fuera de ella, para ello es necesario que la comunicación entre los miembros de la pareja sea adecuada y fluida y que sean capaces de adaptarse a las distintas situaciones externas y momentos evolutivos por los que irán pasando.

La familia, o alguno de sus miembros, pueden requerir de un apoyo externo y profesional, para poder aprender y crecer, en lugar de atascarse o sucumbir ante estas situaciones externas o del propio sistema.

Problemas de Familia

Terapia Familiar

La Terapia Familiar ofrece un nuevo contexto en el que poder comunicarnos de un modo diferente y entender juntos qué ha llevado al núcleo familiar o a alguno/s de sus miembros a padecer el sufrimiento que padece y cómo, entre todos, podemos encontrar nuevas historias que puedan explicar mejor las relaciones y soluciones alternativas para cada uno de los integrantes de la familia, ya que todos, de uno u otro modo, están padeciendo ese sufrimiento.

Se abordan problemáticas relacionales entre padres e hijos, entre hermanos, con la familia extensa (abuelos, tíos, primos,…). En ocasiones se trabaja sobre conflictos que acaban de aparecer y han supuesto una crisis importante en la familia y otras veces, nos ocuparemos de conflictos cronificados, que llevan años de evolución.

Muchos de los trastornos graves del adulto, adolescente o de la infancia, tienen una resolución más rápida y menos costosa cuando la familia participa conjuntamente en la búsqueda de alternativas. De aquí que la terapia de familia sea para nuestro centro una estrategia de intervención frecuentemente utilizada.

La Terapia Familiar también es un enfoque adecuado cuando queremos abordar los problemas emocionales y de sobrecarga que viven los familiares que atienden a pacientes con enfermedades y discapacidades graves: el trabajo conjunto con pacientes y cuidadores da resultados óptimos en estos casos.