25 de June del 2016

Ansiedad y éstres

Nerviosismo, inquietud, preocupaciones constantes, son algunos de los síntomas de la ansiedad.

El trastorno de ansiedad es el más frecuente de los trastornos psicológicos, se estima que hasta un 7% de la población lo padece en la actualidad.

La ansiedad es una respuesta normal de nuestro organismo ante situaciones que generan estrés, estas situaciones pueden ser cualquiera que provoque emoción, tanto positiva como negativa (nacimiento de un hijo, pérdida de un empleo…).

Algunas personas encuentran estresante hablar en público o enfrentarse a sus superiores, puede ser que lo que genere miedo y ansiedad sea padecer enfermedades… En estas situaciones de ansiedad y estrés nuestro cuerpo se pone tenso, nos sentimos nerviosos, nuestro corazón late más rápido y la respiración se acelera. Estas son, como ya hemos dicho, reacciones normales que tenemos todos. Son incluso positivas ya que preparan a nuestro cuerpo para enfrentarse a posibles dificultades.

Cuando estas situaciones de tensión, nerviosismo y ahogo se mantiene durante mucho tiempo provocando una sobrecarga de nuestro organismo (la activación sostenida de nuestro cuerpo puede agotarle y además genera una mayor dificultad para resolver los problemas de forma lógica) podemos encontrarnos ante un trastorno por ansiedad.

La ansiedad y el estrés provoca malestar y sufrimiento en la persona disminuyendo su rendimiento.

Sintomás

A diferencia con los estados de nerviosismo o ansiedad que denominamos normales, las situaciones que provocan ansiedad patológica o no existen (nos las imaginamos) o son situaciones nada conflictivas y sin embargo permanece la sensación de intranquilidad, desasosiego, preocupación e incluso pueden aparecer síntomas de ansiedad más intensos: preocupaciones constantes (obsesiones), ahogos, taquicardias, ataques de pánico o crisis de angustia…

Actualmente, y debido a las condiciones de vida de la sociedad occidental nos estamos encontrando con un incremento en los trastornos de ansiedad. Factores como la competitividad laboral, el acoso laboral (moobing) ,el burnout o síndrome del quemado, los cambios de roles intrafamiliares, la dificultad en disponer de tiempo para el cuidado de nuestros mayores, de nuestros hijos,… representan situaciones de estrés crónico que llevan a frecuentes cuadros de ansiedad.

 

Tipos de ansiedad:

Ataques de pánico: Los síntomas físicos son los más evidentes: ahogos, taquicardias, mareos, nauseas, sudores… acompañado de miedo intenso a morir, a perder el control o volverse loco. Generan dependencia de las personan de su entorno y restringen considerablemente su vida.

Ansiedad generalizada: Se caracteriza por un estado de preocupación constante. Existe una sensación de catastrofismo ante hechos que es muy poco probable que ocurran y si lo hicieran tendrían consecuencias mucho menores y dramáticas de lo que ellos esperan. Son trastornos que a menudo se cronifican porque estas personas no suelen consultar a un especialista.

Trastorno obsesivo compulsivo: aparecen síntomas obsesivos (pensamientos imágenes o impulsos intrusivos) que las personas que los padecen consideran desagradables, amorales, sin sentido,… y que suelen tratar de rechazar, intentando no pensar en ello. Para conseguir que la ansiedad provocada por estas ideas obsesivas disminuya, suelen emplearse conductas compulsivas (rituales tales como comprobar, rezar, limpiar…).
Es uno de los trastornos más invalidantes, implica una dramática pérdida de tiempo y genera grave malestar.

Existen otros tipos de ansiedad, tales como fobias especificas (miedos a cosas concretas como aviones, ascensores…) fobia social (miedo y evitación de situaciones sociales) agorafobia (miedo a los espacios abiertos) y trastorno de estrés postraumático (sintomas de ansiedad en relación a la exposición a un a un acontecimiento traumático).

En general todos estos tipos de ansiedad provocan malestar y sufrimiento tanto en la persona que los padece como en los que les rodean. Disminuyen el rendimiento y se hace necesario la consulta a un profesional.

 

Tratamiento de los trastornos de ansiedad:

En PSICOACT utilizamos protocolos específicos para cada uno de estos Trastornos de Ansiedad.

Nuestro centro tienen amplia experiencia en el abordaje de estos trastornos. Nuestros protocolos incluyen la evaluación individual o familiar del problema para llegar a un diagnóstico preciso y una indicación de tratamiento que ha de adecuarse a cada caso.

Con frecuencia, utilizamos un tratamiento de múltiple impacto, en el que se combinan entrevistas individuales y/o entrevistas familiares o de pareja, llevadas a cabo ambas por un equipo terapéutico (psicoterapeuta directo, que conduce la entrevista y psicoterapeuta supervisor que sigue la misma a través de un circuito cerrado audiovisual).

Realizamos un tratamiento con objetivos y temporalidad precisa, especificadas en el contrato terapéutico que se ofrece tras la evaluación del problema. Como norma general, seguimos un tratamiento por fases y la periodicidad de las entrevistas suele ser semanal o quincenal.