27 de June del 2016

Trastornos Afectivos. Depresión.

Todos hemos vivido sentimientos de tristeza, abatimiento, desmotivación, ligados a situaciones traumáticas, a veces, por razones imprecisas. Puede tratarse de situaciones normales, incluso necesarias para nuestra desarrollo como personas (crisis evolutivas).

En otras ocasiones, estos síntomas se vuelven muy intensos o se cronifican; esto podría indicarnos la presencia de un trastorno depresivo (depresión) y la necesidad de acudir a un psicólogo, psiquiatra o psicoterapeuta especializado.

Los trastornos del estado del ánimo y la depresión son muy frecuentes en la sociedad occidental y son una de las principales causas de incapacidad en el mundo. La depresión es un trastorno afectivo, con decaimiento del estado del ánimo, que puede llevar en los casos graves a un gran sufrimiento emocional y un severo deterioro en todas las áreas de la persona (familiar, profesional, relacional,…).

En la depresión encontramos tanto una vulnerabilidad biológica, como una vulnerabilidad psico – relacional. Por tanto, existen tratamientos farmacológicos y psicoterapéuticos que han mostrado su eficacia.

En Psicoact ponemos a su disposición los medios profesionales y técnicos para superar la depresión.


Síntomas de la depresión

En la depresión se identifican varios síntomas, algunos son más frecuentes que otros o más intensos en determinadas personas, cada caso nos muestra una depresión distinta.

Lo más frecuente es encontrar un estado del ánimo triste, con sentimientos de desesperanza y pesimismo, culpa e inutilidad. En cualquier situación surgen pensamientos negativos y se tiende a interpretar los hechos de forma catastrófica.

Estos pensamientos generan y potencian la ansiedad, síntoma que muy frecuentemente acompaña a la depresión.

Otros síntomas de la depresión pueden ser la falta de energía, fatigabilidad, motivación para las tareas, la sensación de bajo rendimiento, dificultades de concentración y atención. Son síntomas que crean graves dificultades para llevar una vida cotidiana normal.

Son frecuentes síntomas de depresión alteraciones en los ciclos normales del sueño (insomnio e hipersomnia) disminución o aumento del apetito y disminución del deseo sexual.
En los casos más graves pueden darse ideas de muerte o suicidio.

Lo que encontramos en todos los casos de depresión es un gran sufrimiento y una notable dificultad en la relación con los demás. Es muy frecuente que las personas con depresión no encuentren consuelo en nadie, las respuestas habituales de apoyo por parte del entorno familiar y amigos, son ineficaces para ayudar a la persona deprimida a salir de su estado de ánimo y se hace necesaria una consulta profesional.


Depresión. Tipos de Depresión

Existen varios tipos de depresión: en cada uno de ellos, la gravedad y el tipo de tratamiento son diferentes.

El Trastorno Depresivo Mayor se manifiesta por alguno o varios de los siguientes síntomas: estados del ánimo deprimidos la mayor parte del día, pérdida de placer o interés en casi todas las actividades, pérdida o aumento importante de peso o de apetito, insomnio o exceso deseo de dormir, lentitud o agitación física, fatiga, sentimientos de inutilidad o culpa excesivos, dificultad para concentrarse y pensamientos recurrentes de suicidio o muerte. Un episodio de depresión muy incapacitante puede ocurrir sólo una vez en la vida, pero también puede repetirse en el curso de la vida.
La Distimia

Estado de ánimo crónicamente depresivo la mayor parte del día de la mayoría de los días, manifestado por el sujeto u observado por los demás, durante al menos dos años, sin mejorías evidentes y duraderas durante ese periodo.
Presencia, de dos o más de los siguientes síntomas:

  1.     Pérdida o aumento del apetito
  2.     Insomnio o hipersomnia
  3.     Falta de energía o fatiga
  4.     Baja autoestima
  5.     Dificultades para concentrarse o para tomar decisiones
  6.     Sentimientos de desesperanza

Otros trastornos afectivos:
Trastorno bipolar.

Episodios reiterados (al menos dos) en los que el estado de ánimo y los niveles de actividad están profundamente alterados, de forma que en ocasiones la alteración consiste en una exaltación del estado de ánimo y un aumento de la vitalidad y del nivel de actividad (manía o hipomanía) y en otras, en una disminución del estado de ánimo y un descenso de la vitalidad y de la actividad (depresión). Lo característico es que se produzca una recuperación completa entre los episodios aislados.

Estos cambios ocurren de forma cíclica, pudiendo predominar los estados depresivos, maniacos o hipomaniacos según la persona.
TRATAMIENTO DE LOS TRASTORNOS DE LOS TRASTORNOS AFECTIVOS

En PSICOACT utilizamos protocolos específicos para cada uno de estos trastornos.

Nuestros protocolos incluyen la evaluación individual o familiar del problema para llegar a un diagnóstico preciso y una indicación de tratamiento que ha de adecuarse a cada caso.

Con frecuencia, utilizamos un tratamiento de múltiple impacto, en el que se combinan entrevistas individuales y/o entrevistas familiares o de pareja, llevadas a cabo ambas por un equipo terapéutico (psicoterapeuta directo, que conduce la entrevista y psicoterapeuta supervisor que sigue la misma a través de un circuito cerrado audiovisual).

Realizamos un tratamiento con objetivos y temporalidad precisa, especificadas en el contrato terapéutico que se ofrece tras la evaluación del problema. Como norma general, seguimos un tratamiento por fases y la periodicidad de las entrevistas suele ser semanal o quincenal.