19 de June del 2016

Trastornos en la infancia

Problemas, dificultades y Trastornos en la Infancia.

En la infancia, etapa de la vida más vulnerable hacia los estresores externos, se presentan dificultades que preocupan tanto al niño, como a los padres. Estos últimos se ven en ocasiones, impotentes y desarmados ante los Trastornos en la infancia.

El sufrimiento psicológico en la infancia no es detectado frecuentemente ni por la familia ni por los profesionales del entorno del niño. A menudo, éste refleja en el cuerpo su malestar psicológico, o lo hace a través de comportamientos confundidos a menudo con rasgos de carácter y que no llevan a consulta hasta que inciden sobre la evolución escolar o la adaptación socio familiar.

Desde PSICOACT proponemos un abordaje familiardel problema porque desde nuestro punto de vista, cuando las dificultades de cualquiera de los trastornos en la infancia se presentan en esta etapa del ciclo vital, es necesario contar con los padres tanto para entender lo que está viviendo y sufriendo su hijo, como para que puedan formar parte de la solución. Tras la evaluación familiar, nuestro protocolo prevé tratamientos familiares, individuales o combinados dependiendo de la gravedad de las situaciones. No es infrecuente que un buen trabajo con la pareja de padres evite que el niño tenga que pasar por la consulta.

Algunos transtornos en la infancia:


Trastorno de Depresión en la Infancia:

Un trastorno de depresión en la infancia no suele manifestarse como en adultos, podemos pensar que nuestro hijo está deprimido cuando observamos alguno o varios de estos síntomas: baja su rendimiento escolar, está irritable e inquieto, se queja de dolor y molestias físicas, cambia pautas en el sueño o la alimentación, se muestra triste y/o no se divierte con los juegos o compañeros que antes le divertían. La timidez (retraimiento) y la falta o disminución del rendimiento escolar son a menudo formas de expresión de la depresión infantil.


Trastornos Adaptativos en la infancia:

Pueden aparecer cambios comportamentales o síntomas psicológicos al producirse un cambio externo como la separación / divorcio de los padres, conflictos con algún miembro de la familia extensa, cambio de colegio, inicio de un nuevo curso escolar, traslado de la familia a una ciudad o barrio diferente o incluso el cambio de actividad laboral de uno de los padres. Dependiendo tanto del niño como del contexto, puede ser una mera situación transicional, un Trastorno Adaptativo en la infancia o evolucionar hacia un Trastorno más severo y estable en el tiempo.


Trastornos de Comportamiento en la infancia:

Son los que más frecuentemente llevan a consulta, detrás de ellos se encuentran meras situaciones adaptativas ligadas a cambios en el niño y en la familia, y trastornos más severos: un diagnóstico diferencial sobre la función de estos síntomas es indispensable para un buen abordaje.


Trastornos de Contacto en la Infancia:

Frecuentemente denominados como Trastornos del Espectro Autista o Trastornos generalizados del Desarrollo.

Se trata de una perturbación grave y generalizada de varias áreas del desarrollo: habilidades para la interacción social, habilidades para la comunicación o la presencia de comportamientos, intereses y actividades estereotipadas.

Pueden ser de origen ambiental, de origen biológico innato o adquirido o ligados a la carencia de aportes físicos y psicosociales durante la infancia.

Las investigaciones biológicas llevan a sospechas no siempre confirmadas a cerca de una causa orgánica en muchos de estos casos. La existencia de autismos y psicosis infantiles de causas también psicológicas, carenciales, sensoriales, precisan una evaluación compleja de todos los factores intervinientes. Sólo así se podrá precisar si una psicoterapia o una psicoeducación está indicada como tratamiento único o asociado a fármacos y técnicas educativas específicas.


Trastornos del control de esfínteres: enuresis y encopresis

La enuresis es la falta de control vesical después de la edad en que neuro-fisiologicamente el niño está preparado para ello (7-8 % antes del año y medio, 70-90 % antes de los cinco años), en ausencia de patología orgánica.

La encopresis viene marcada por el paso voluntario o involuntario de heces en un niño que ha sido entrenado para el control de esfínteres, causando en mayor o menor grado la suciedad de sus ropas.Se considera que a los cuatro años el niño ha debido en condiciones normales adquirir esta función. A diferencia de la incontinencia intestinal, no hay una causa orgánica, si bien se socia frecuentemente al estreñimiento y a la retención fecal. El síntoma produce sufrimiento y dificultades familiares y de adaptación social

Tanto la enuresis como la encopresis pueden corresponder a respuesta puntuales ante situaciones de estrés o formar parte de un trastorno cuya gravedad es necesario evaluar. El abordaje familiar es una indicación óptima en este tipo de trastornos


Trastornos psicosomáticos

En la patología psicosomática el síntoma se manifiesta de manera analógica (corporal). Se asocia a una dificultad grave para expresar las emociones, la tendencia a evitar conflictos que acaban reflejándose en el cuerpo .Podemos decir que los niños son especialmente psicosomáticos: suplen a través de la expresión corporal sus carencias a la hora de explicar y explicarse lo que les ocurre.

En un sentido ampio se incluye dentro de la psicosomática infantil:
Trastornos funcionales
De la 1ª infancia  Síntomas de conversión
Sin base orgánica  Trastornos Psicosomáticos, con Presencia de vulnerabilidad fisiológica o enfermedad
somática crónica  T de las conductas alimetarias y respiratorias
Anorexia,

vómitos

Bulimia

Cólicos primer trimestre

Merecismo

T del sueño

Espasmos de sollozo

Retrasos en la regulación de esfínteres

Enanismo psicosocial
Parálisis

Paresias

Trastornos sensoriales

Trastornos en la regulación esfínteres

Síndromes meníngeos

Crisis de aspecto comicial

Pérdidas de conocimiento

Dolores abdominales
Diátesis alérgicas: eczema, asma que no responde a tratamiento

Diabetes lábil

Cefaleas, migrañas

Colitis ulcerosa

Úlcera gástrica y duodenal

Epilepsia no controlada

con el tratamiento médico

Hemofilia no controlada

Ciertos síndromes infecciosos de las vías respiratorias
Anorexia mental

Bulimia, vomoting

Obesidad

Potomanía

Síndrome de hipotensión, conocido también como:

Astenia neurocirculatoria

Crisis de tetania

Neurosis de angustia

El tratamiento de estos trastornos precisa de la colaboración familiar, nuestro centro utiliza Técnicas Corporales adecuadas para desentrañar la función del síntoma y permitir su resolución

TRATAMIENTO DE LOS TRASTORNOS DE LA INFANCIA

En PSICOACT utilizamos protocolos específicos para cada uno de estos trastornos.

Nuestro centro tienen amplia experiencia en el abordaje de estos trastornos. Nuestros protocolos incluyen la evaluación individual o familiar del problema para llegar a un diagnóstico preciso y una indicación de tratamiento que ha de adecuarse a cada caso.

Con frecuencia, utilizamos un tratamiento de múltiple impacto, en el que se combinan entrevistas individuales, con otras familiares o de pareja, llevadas a cabo ambas por un equipo terapéutico (psicoterapeuta directo, que conduce la entrevista y psicoterapeuta supervisor que sigue la misma a través de un circuito cerrado audiovisual).